Ministerios Antes del Fin

¡Era hora de que la Iglesia de Jesucristo proporcionara respuestas!

¿Confundido por las profecías? 
Ver... 
¡Panorama profético!
La Verdad os hará libres

  • Material para la Familia

  • Campo misionero de ADF

  • Material para Niños

  • Creacionismo Científico

  • Preguntas y Respuestas

  • Diccionario Profético

  • Declaración de Fe

  • Nuestro Director

  • Lo Último en Profecía

  • ¡Diviértase un poco!

  • Preguntas frecuentes

  • Galería Fotográfica

  • ¡Contribuya!

  • Noticias proféticas

  • ¿Libros?

  • Defienda su fe

  • Diccionario Teológico

  • Testimonios

  • ¿Desea ser salvo?

  • Contáctenos

  • Biblias en Españól

  • La Biblia Responde

  • Sexualidad

  • Multimedia

  • Todo sobre el Rapto

  • Misterios Revelados

  • Encuestas semanales

  • Caricaturas Editoriales

  • Sermones en MP3

  • Música MP3 para bajar

  • Sectas y Religiones

  • Algunos Sapos Refutan La Evolución
    Autor: Dr. Dawlin A. Ureña
    (El Dr. Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica
    CRS - Creation Research Society)

    La propuesta de Darwin acerca de que la evolución ocurrió a través de muy pequeñas modificaciones sucesivas no puede aplicarse a toda criatura estudiada. Darwin admitió: "Si pudiese demostrarse la existencia de cualquier órgano complejo que no podría haberse formado por modificaciones numerosas, sucesivas y leves, mi teoría se derrumbaría por completo."

    Proveeremos algunos ejemplos difíciles de explicar. El sapo de Surinam es mencionado por Huxley y Wells como un ejemplo de cómo un anfibio terrestre resuelve el problema de la falta de agua.

    La hembra pone sus huevos en su propia espalda por medio de un largo oviducto. Luego de que los huevos son puestos, la piel de su lomo crece en torno de los huevos y forma una incubadora para las crías.

    Uno tendría grandes dificultades para explicar cómo podría haber evolucionado este sapo. Quizá un darwinista diría que esta conducta, y las estructuras fisiológicas asociadas con ella, evolucionó en un tiempo en que el agua era escasa y tal comportamiento era necesario.

    Sin embargo, se requeriría la evolución concomitante de tres fenómenos o de lo contrario el sapo de Surinam se hubiese extinguido. Primero, debía evolucionar el largo oviducto; segundo, la piel del lomo debe haberse tornado capaz de rodear los huevos, o éstos se hubiesen secado rápidamente en el lomo del animal. Finalmente, las dos estructuras hubiesen sido inútiles si el sapo ignorase cómo usarlas.

    No hay en absoluto razón para que cualquiera de las citadas estructuras evolucionase por sí misma. Un sapo sin agua que poseyese solamente un largo oviducto está tan condenado a la extinción como un sapo sin tal oviducto en cuya piel pudiesen alojarse los huevos, pues este último no podría colocarlos en su espalda. La descendencia de un sapo que cumpliese con sólo dos de las condiones moriría irremisiblemente. Este es un ejemplo de estructura que no pueden surgir a través de modificaciones pequeñas y graduales. Si todo no está presente al mismo tiempo, es inútil.

    Una solución diferente es empleada por otro sapo que vive en un ambiente seco. La hembra pone los huevos en la boca del macho, cuyos sacos vocales devienen una incubadora. De nuevo, hay varias cosas que deberían de haber evolucionado simltáneamente para ser útiles. La hembra debería de haber aprendido a poner los huevos en la boca del macho; el macho debería de haber aprendido a no comerse los huevos, y además haber desarrollado la capacidad de transformar sus sacos vocales en una incubadora. La falta de cualesquiera de estos aspectos hubiese condenado la especie.

    En los dos casos citados, el único impulso concebible para el desarrollo de estas estructuras y comportamientos sería que se secasen las aguas en el área en donde los sapos vivían. El sapo no requeriría estas cosas millones de años después de desaparecida el agua, sino inmediatamente, antes de que el agua se secase por completo, ya que el renacuajo debe desarrollarse en un ambiente acuoso. Tales cambios deben ocurrir rápidamente o sería demasiado tarde.

    (Tomado de Josh McDowell y Don Stewart. Reasons Skeptics Should Consider Christianity (Razones por las cuales los escépticos debieran considerar el cristianismo), Campus Crusade for Christ, Inc., 1981, p. 160-161.)

    Artículos Relacionados:
    Las cigarras: Asombrosas evidencias del poder creador de Dios
    Más artículos sobre Creacionismo Científico

    Regrese a la Página Principal

    Comentarios de los usuarios de ADF manejados por Disqus


    [Página Principal | En qué creemos | ¿Deseas ser salvo? | Galería | Defienda su Fe | Enlace o intercambie banners con nosotros
    | Preguntas a los Evolucionistas | Testimonios |
    Niños | Prédicas y Estudios del Doctor Ureña | Enlaces]